El argentino Lucas Matthysse sufrió anoche la derrota más dura de su carrera tras caer noqueado en el décimo asalto por el ucraniano Viktor Postol cuando todo estaba listo para que se convirtiese por primera vez en su carrera en campeón mundial.

Sin duda alguna fue la peor noche de su carrera después que en sus dos primeras derrotas frente a Zab Judah y frente a Devon Alexander fueron derrotas muy polémicas, el argentino en ambas peleas dejó una gran imagen pero fue despojado injustamente por los jueces ganándose la admiración del público en dos peleas en la debió ser ganador.

En 2013 llegó la tercera derrota de su carrera frente a Danny García en un combate muy condicionado después de que en la mitad de pelea Matthysse se dañase su  ojo derecho y perdiese visión, tras ello García remontó la pelea y se impuso sin discusión alguna pero pese a ello Matthysse dio la cara en todo momento y lo intentó hasta el final.

La pelea de ayer sufrió una de esas derrotas que dejan huella y que tardan en cicatrizar, todo estaba listo para proclamarse campeón por primera vez en su carrera y salía de claro favorito, se esperaba que el argentino impusiese su pegada y acabase con Postol, pero ocurrió todo lo contrario y el ucraniano pese a no ser un pegador noqueó a Matthysse, antes de la pelea Postol marcaba un récord de 27-0 con 11 nocauts.

En Argentina la derrota de Matthysse ha dolido mucho y más en la forma en la que se produjo, nadie entiende que Matthysse no se levantase tras ser derribado y al finalizar el combate alegase que quiso cuidar su ojo cuando estaba disputando un título mundial y en su pelea con García pelease hasta el final con un ojo en peor estado, Matthysse se equivocó en esas declaraciones y hubiese sido mejor que alegase que no estaba en condiciones de seguir pero lo de cuidar su ojo no se entiende conociendo los antecedentes de este bravo púgil.

Lucas Matthysse en su pelea con García

Matthysse tenía la oportunidad de convertirse en Argentina en el sucesor de Sergio Martínez con el permiso de Marcos Maidana pero en el día esperado fracasó inesperadamente y ahora tendrá que esperar un largo periodo de tiempo para volver a tener otra oportunidad mundialista, como dijo el argentino “fue una mala noche” pero costará olvidarla y más cuando ha perdido toda posibilidad de una pelea con Manny Pacquiao, ya que desde Golden Boy Promotions en las últimas fechas habían mostrado su deseo de enfrentarse al filipino el próximo año.

Por

PHOTO CREDIT: NAOKI FUKUDA