La pelea titular entre el campeón jr mediano AMB/OMB Erislandi Lara (25-2-2, 14 KO’s) y el retador y ex olímpico americano Terrell Gausha (20-1, 9 KO’s), en la foto, concluyó con victoria unánime holgada para el antillano 116-111 y 117-110 2 veces.
Si, el cubano ganó bien, pero la imagen de campeón difícil que debe mantener quien tiene dos fajas de la división en su poder, se empañó, porque esa pelea arrancó bostezos e invitó a abandonar la sala o la sintonía por lo monótona.
El oriental tiró a Gausha en el 4to, y hizo un par de gestos tocándose los biceps, pero el perdedor se paró y siguió hasta que concluyó de pie el round.
Lara no debió permitir que este peleador llegase al límite, que escuchara a Lennon decir cómo se comportaron los jueces tras 12 rounds de ninguna estamina; ante oponentes de poca clase y menos determinación, el nocao debió proceder como solución a un pleito que, si continuaba como iba y terminó, con golpes amagados o fallados, con abrazos como solución a la expectativa del respetable cuando creyó que se iniciaba un incendio, se calificaría de pesimo, de pelea capaz de arrancar bostezos en vez de la conocida y desenfrenada gritería ante el combate de fragor, de presión y nivel de confrontación eminente.
El campeón retuvo las fajas, pero volvió a poner sobre la mesa la proposición de boxeador sumamente cuidadoso, que no expone como debe quien es campeón mayoritario de una división y quiere citas mejores y cuantiosas en utilidades, no porque sea cobarde, sino porque parece temperamental, porque Lara, como Paul Williams, incluso como Trout, son boxeadores que dan espectáculo de acuerdo a cómo se levanten ese día, en la pelea de Trout contra Hurd, vimos al americano que perdió por nocao técnico en 10 rounds, fajarse a tranca limpia hasta que el médico detuvo el combate.
Lara está en el grupo de cubanos por los se reclama que reciben poca atención promotoril, poca actividad y muy poca en niveles de televisión premium, pero anoche el cubano estuvo en Showtime contra un peleador al que superaba en todo y optó por aguantar el tren de pelea; por lo que se ve, Lara se conforma con lo poco que le dan, aunque grite pidiéndo más que, yo por lo menos, no sé dónde lo pueda meter si lo consigue.
Jermell Charlo (30-0 15 KO’s), campeón superwelter del CMB, le metió un nocao terrible a Erickson Lubin en el primer round, el golpe fue demoledor y representó la primera derrota para este boxeador en su carrera (18-1, 13 KO’s).
Al modo mío de verlo lo mejor de “la noche de peleas de campeonato en superwelters” en el Barclays Center de Brooklin, fueron los 10 rounds entre Hurd y Trout, que concluyó por nocao técnico favorable a Hurd, esta batalla real salvó la cartelera, que tuvo contribución brillante con el nocao de Charlo a Erickson Lubin…
Por Andrés Pascual